El ejercicio es Cardioonco – protector, ¡no te descuides!

El cáncer y la enfermedad cardiovascular comparten factores de riesgo comunes como la edad, estilo de vida poco saludables: tabaco, abuso del alcohol, alimentación poco saludable e inactividad física.


Ser físicamente activo reduce la incidencia de cáncer en un 48% y la mortalidad en un 27%. Las complicaciones cardiovasculares encontradas en los pacientes con cáncer, efecto de las drogas, denominado “cardiotoxicidad” requieren de un tratamiento protector mediante fármacos para prevenir o revertir la remodelación negativa del corazón. En este sentido, el ejercicio es capaz de reducir algunos de estos efectos negativos asociados a la quimioterapia, como: fatiga, disfunción pulmonar e inmunológica, linfedema y cardiotoxicidad.


¿Cómo?

El ejercicio protege contra la isquemia, reacciones tóxicas a drogas y limita el crecimiento tumoral. La práctica sistemática de ejercicio antes de someterse al tratamiento con doxorubicina protege contra la disfunción del corazón. El ejercicio ayuda al organismo a tolerar un evento estresante como es la quimioterapia. Esto se denomina “PREHABILITACIÓN”. Los pacientes reportan que la práctica de ejercicio 24 horas previo a la sesión de quimioterapia es segura, reduce la fatiga y mejora la capacidad funcional. Además, atenúa el aumento de NT-proBNP a las 24-48 horas después del tratamiento.

Esta evidencia preliminar sugiere que el ejercicio debe iniciarse lo antes posible, incluso previo a la quimioterapia.


Precauciones al momento de hacer ejercicio:

Durante el tratamiento para el cáncer, se deben tener particulares precauciones al momento de realizar ejercicio:


1- Pregúntele a su tratante: oncólogo.

2- Evite ejercicio de alta intensidad si tiene bajos los niveles de hemoglobina (<8.0 g/dl)

3- Considere que tener una menos cantidad de glóbulos blancos implica un mayor riesgo de infecciones

4- En caso de trobocitopenia (entre 50 y 109 mil), evite deportes de contacto

5- Si presenta síntomas como disnea importante durante el ejercicio, acuda a su médico. En caso de dolos de piernas, evite actividad física que puedan incrementar el riesgo de fractura, como saltos, pesos en los tobillos, trote, juegos con lanzamientos, deportes de alto riesgo de caída.

6- La presencia de fatiga debe ser investigada en búsqueda de alguna complicación.

7- No se ejercite en caso de presentar fiebre, presión arterial elevada (sistólica mayor a 200mmHg, frecuencia cardíaca en reposo >120 latidos por minuto, dolor al pecho, falta de aire, sibilancias o dolor en las piernas que aparece con ejercicio, o es intermitente. En caso de mareo, sensación de desmayo o saturación de oxígeno <a 88%, no realice ejercicio.


Actualmente, se recomienda que los pacientes en quimioterapia sean lo más físicamente activos posibles, desde el diagnóstico, durante todo el tiempo que dure el tratamiento y después de éste. Se sugiere que el entrenamiento sea supervisado para mantener una evaluación permanente de los síntomas de complicaciones por cardiotoxicidad.


En una próxima publicación les mostraremos las recomendaciones específicas de ejercicio para que comiences a practicar desde tu casa.

49 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo