Ejercicio y Cáncer…. Parte de la terapia

Actualizado: 12 de sep de 2020


La rehabilitación del cáncer es una travesía. Como resultado del mismo o de su tratamiento, muchos pacientes experimentan cambios psicológicos y fisiológicos que pueden afectar su calidad de vida y la rehabilitación debe hacerse cargo de esto. 


El ejercicio es una intervención que es capaz de manejar algunos de los efectos secundarios del tratamiento y mejorar la calidad de vida en los pacientes con cáncer.  Existen varios tipos de ejercicio que  intervienen en la calidad de vida y la capacidad aeróbica, por ejemplo, el ejercicio aeróbico favorece el funcionamiento del sistema cardiovascular mediante la utilización de oxígeno, mientras los ejercicios de resistencia y fortalecimiento sobrecargan la musculatura para mejorar la fuerza y resistencia muscular. Los programas de ejercicio pueden tener diversa combinaciones de estas modalidades.

Los pacientes con cáncer pueden incorporarse con seguridad en ejercicio moderado  durante el tratamiento activo (quimioterapia o radioterapia) o posterior a éste.  Su tratante debiera aconsejarle incorporarse a la realización de ejercicio debido a que es lo que se recomienda en las Guías Clínicas del área.


La recomendación general es la siguiente:

- 150 minutos de ejercicio de moderara intensidad, distribuido en 3 a 5 días, incorporar al menos 2 días de ejercicio de resistencia (fortalecimiento muscular)

- Las sesiones de ejercicios de resistencia deben incorporar grandes grupos musculare (piernas, brazos, tronco) y deben ser entre 8 a 10 diferentes ejercicios, 8 a 10 repeticiones, 2 series cada uno.

- Se debe incorporar siempre calentamiento previo y vuelta a la calma.

- Idealmente, se recomienda practicar ejercicio en forma grupal y supervisada.

- La Evaluación preparticipativa está recomendada para todos los sujetos con cáncer antes de iniciar la intervención con ejercicio.

24 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo